Relatoría del taller “El Modelo Minero y Herramientas para Investigación sobre Empresas y Políticas Canadienses”

16 12 2013
Foto: Pepe Jiménez

Foto: Pepe Jiménez

 

Relatoría taller de minería





Discurso de Marcela Turati al recibir el Premio de Derechos Humanos WOLA 2013 en Washington DC

26 10 2013

View More: http://kendrajoyphotography.pass.us/wola-gala-2013

 

Me siento muy honrada de estar aquí con ustedes esta tarde. Principalmente por lo que WOLA ha representado para América Latina durante las constantes emergencias en el terreno de los derechos humanos. Me siento muy movida, también, por cargar el peso de un premio que personas a quienes admiro han recibido este año y en años anteriores.

Gracias a mi amigo Alfredo Corchado, mi paisano, quien viajó desde México para presentarme y porque está preocupado por la situación que vivimos en México.

Todavía no me acostumbro a estar aquí, arriba, en el micrófono. Yo debería de estar junto a las bocinas, tomando apuntes para armar una nota informativa del evento, pidiendo a los editores que esperen porque el programa está retrasado y los oradores excedieron su tiempo.

Pero con la violencia desencadenada en México a partir de la llamada “guerra contra las drogas” –la estrategia militar emprendida el sexenio pasado con fondos y apoyo estadounidenses a través de la Iniciativa Mérida, que continúa vigente– mi país cambió tan rápido que los periodistas cuando nos dimos cuenta ya estábamos tomando otros roles.

En esos tiempos yo fundaba con otras amigas periodistas que deberían de estar esta noche compartiendo conmigo este premio, una red que bautizamos Periodistas de a Pie, y que tenía como objetivo lograr que nuestras notas sobre los programas sociales ganaran espacio en los medios de comunicación.

Pero la violencia nos trasplantó en otro camino.

En mi caso, de ser una reportera que se dedicaba a cubrir la pobreza de pronto estaba cubriendo el hallazgo de fosas comunes con hasta 200 cadáveres y entrevistando a decenas de padres y madres itinerantes que habían caminado por todo el país buscando a sus hijos desaparecidos para ver si identificaban al suyo.

De repente yo ya no lidiaba con damnificados por desastres naturales sino que me encontraba con pueblos enteros desplazados por el huracán de la disputa territorial entre los cárteles o por las fuerzas federales por el control de las drogas.

Ya no reporteaba actos conmemorativos por los jòvenes (que hoy podrían ser abuelos) que fueron detenidos y desaparecidos durante la llamada guerra sucia de los años 70 y 80, en tiempos del PRI, sino que acompañaba marchas de madres y padres que cargan fotos a colores de jóvenes que fueron desaparecidos de apenas ayer, en tiempos de democracia.

La violencia nos cercó. Los periodistas tuvimos  la opción de vendarnos los ojos y pasar por encima de la sangre sin mirar, blindar nuestros oìdos a los sufrimientos; o agarrar la cámara, la libreta, la pluma e ir a los lugares de los que la gente huye en estampida, y contar que en ciudades como Juárez, frontera con El Paso, Texas, de tanto asesinato la morgue estaba saturada, que la sangre escaseaba en los hospitales, que la ciudad se poblaba de tumbas jóvenes, que la gente s apretujaba en casas de parientes del otro lado de la frontera, que legiones de niños huérfanos todas las noches masticaban pesadillas y sin nadie que velara por ellos.

Yo he tenido la responsabilidad y el privilegio de poder contar semanalmente esas historias desde la Revista Proceso, un espacio de libertad en el que el equipo de reporteros se ha dedicado a documentar los nexos gubernamentales con los cárteles, los capos de la droga, la estrategia de guerra, la relación con EU, las sistemáticas violaciones de derechos humanos y las voces de las víctimas.

Las compañeras de la Red y yo que nos enlistamos a la cobertura de la violencia de inmediato supimos que estábamos impreparadas para cubrir la crisis humanitaria que estábamos viviendo. Así que pedimos ayuda a la ONU y a otras organizaciones para armar talleres con periodistas colombianos. De ahí surgió la decisión de cubrir la guerra desde las víctimas de la violencia que nadie escuchaba, que eran miradas con sospecha, obligadas a llorar en silencio, y los cuerpos de sus hijos echados a las fosa común de la impunidad.

Conforme la coyuntura nos lo exigía diseñamos nuevos talleres. A veces el reto era cómo entrevistar a niños traspasados por la violencia, cómo encriptar información para que no sea detectada, cómo se entra y se sale de zonas inseguras, cómo nos cuidamos emocionalmente para que lo que reporteamos no nos robe la alegría de vivir.

A los talleres de ciudad de México comenzaron a llegar periodistas provenientes del interior del país, mudos del susto, con la pesadilla atorada como catarata en los ojos, que nos contaban cómo los narcos, los policías o los políticos intentaban silenciarlos o habían callado para siempre a algún compañero. O de la oficina incendiada cuando estaban trabajando. De la granada que dejó a un compañero inválido. De las torturas de los narcos, protegidos por militares, a quien no quiso seguir órdenes. De la desaparición de amigos que seguían la pista a negocios criminales que involucraban a políticos.

Una mañana de 2010 de pronto estábamos en plena Avenida Reforma, cargando pancartas con las fotos de los colegas asesinados, tomando la calle para exigir justicia. Gritábamos que no queríamos “ni uno más”, que “los queremos vivos”, que nos queremos vivos. Ya intuíamos lo que después fue obvio: había una cacería contra periodistas.

Recuerdo que no nos animábamos a tomar la avenida. Siempre habíamos estado en las marchas entrevistando a los manifestantes que tapaban el tráfico con sus protestas pero ahora nos tocaba a nosotros. Los amigos de organizaciones de derechos humanos que ahí se encontraban nos decían: “Órale cabrones, no se rajen, para que vean lo feo que se siente”. Mientras marchábamos en silencio se acercó un colega para entrevistarme y me pidió que si le ayudaba a cargar el cartel que llevaba mientras él escribía mis respuestas. Cuando terminó le pedí que él tomara mi pancarta para ahora yo entrevistarlo. Al final nos preguntábamos ¿Con qué nombre se va a firmar la nota si nosotros también somos los protagonistas? De pronto, los que nos dedicábamos a dar la nota nos convertimos en la nota.

De ahí no paramos. Un día estábamos haciendo colectas por los periodistas exiliados en EU, subastas en apoyo a los que huyen al DF para salvarse de amenazas, campañas contra las golpizas policiacas o haciendo gestos simbólicos, casi invisibles, como limpiar la tumba de la valiente periodista asesinada Regina Martínez, quien era corresponsal de mi revista en Veracruz, y marchando al lado de sus amigos.

Muchos colegas nos preguntan si seguimos siendo periodistas o ya somos activistas. Porque, además del trabajo cotidiano de armar la nota del día, nosotros militamos contra el silencio, por el derecho de los ciudadanos a estar informados y el de todos a expresarnos,  y porque no maten, desaparezcan o intimiden a otro más por hacer su trabajo, y porque los culpables encuentren castigo, y por nuestro derecho a la felicidad, ¡y porque lo que ocurre no es normal, porque no podemos acostumbrarnos, no podemos darle tregua a los silenciadores!

Ahí tuvimos que hacer unos ajustes a nuestra identidad. La mía y la de otros colegas que han creado redes de periodistas por todo el país para protegerse a ellos mismos y mantener a salvo la información. Porque saben que están solos: que no le importan ni a los dueños de los medios de comunicación ni al gobierno.

En un taller una periodista me preguntaba: ¿Sigo siendo periodista si lloro? Y yo pensaba ¿quién no lloró en esa caravana del dolor que cruzó el país y donde cada kilómetro aparecían decenas de almas mutiladas que habían tenido que callar que les habían matado a sus hijos? ¿Cómo no estremecerse al ver cada 10 de mayo la avenida Reforma llena de madres que no tienen que portar el pañuelo blanco de las Madres de plaza de Mayo en la cabeza porque las reconocemos bien y sabemos que sus hijos fueron desaparecidos y no están para festejarlas? ¿Qué debemos sentir cuando te llaman para agradecerte que en una línea de tu reportaje mencionaste el nombre del hijo desaparecido entre los más de 26 mil registrados sólo los últimos 6 años, o el de un asesinado entre los 70 mil en ese lapso?

Quien ha sido testigo de tanto horror, quien ha tocado algo de ese dolor, quien sacude entre las cenizas hasta dar con los sobrevivientes de esta violencia difícilmente vuelve a ser un alma en paz. La conciencia nunca deja de punzar. Ya no puedes borrar lo vivido.

Por eso, entre los mismos que nos organizamos para cuidarnos a nosotros hemos armado proyectos colectivos para recuperar la memoria de las víctimas. Para ponerle rostro, nombres, edades y sueños rotos a la estadísticas de muerte. Para que la sociedad (no sólo las víctimas ni los perpetradores) sepa lo ocurrido.

Aunque desde diciembre cambió el partido del gobierno y regresó el PRI, nuevas víctimas siguen llegando a la redacción de la revista donde trabajo para ser escuchadas mientras la mayoría de los espacios informativos les han cerrado la puerta de nuevo. Como por arte de magia en México se habla de paz y se quiere esconder a las víctimas debajo de la alfombra.

Las masacres siguen ocurriendo. Y en lugares como Ciudad de México desaparecen jóvenes al salir de bares. Y hay madres que hacen huelgas de hambre para exigir que les ayuden a buscar a sus hijos. Y hay periodistas amenazados buscando protección de los mecanismos gubernamentales que no funcionan.

La pregunta es: ¿Y ahora quién va a firmar la nota cuando silencien a todos? ¿Habrá nota?

Esta es una batalla que se libra en México en estos momentos contra el silencio.

Necesitamos crear las condiciones para juntar la información que tenemos anotada en nuestras libretas, y con expertos juntar las piezas para ver quiénes se beneficiaron con tanto dolor, cuáles fueron los mecanismos de la muerte, cómo se llevaron a cabo, cuál fue el papel del Estado en todo esto.

Por lo pronto lo que hemos podido hacer es caminar junto a las víctimas que exigen justicia y documentar sus pisadas. Como se les niega la verdad judicial aspiramos a que vean su verdad reconocida en notas de prensa, para que lo ocurrido quede en la memoria social, a manera de una comisión de la verdad en tiempo real.

Muchas gracias.





Ganadores del IX Premio Nacional Rostros de la Discriminación 2013

31 08 2013

En la categoría de Reportaje Escrito, Fernando del Collado Cuevas resultó ganador por el trabajo titulado La homofobia vive en Nayarit “Besitos ¡por ratas se volvieron jotos!”

Publicado en la Revista Emeequis

http://www.m-x.com.mx/2013-08-18/besitos-por-ratas-se-volvieron-jotos-2/

 

En la categoría de Reportaje Multimedia, la ganadora fue Dulce Abril Ramos Cardon, por el trabajo La traición de México, el desdén del Estado ante el migrante que retorna

Publicado en Animal Político

http://www.animalpolitico.com/2013/08/la-traicion-de-mexico/#axzz2dK6wAYWE

 

 





Relatoría del Taller de Seguridad Digital

28 08 2013

Taller de Seguridad Digital

Lugar y fecha: Llevado a cabo en Hotel Benidorm, Distrito Federal, México. Los días 24 y 25 de agosto de 2013

Impartió: Juan Carlos Solís

Relatoría Taller de Seguridad

taller_juan





Relatoría de la charla-taller “Detrás del Pulitzer. ¿Cómo se realizó el reportaje de la corrupción en Wal-Mart?”

30 07 2013

Charla-Taller “Detrás del Pulitzer. ¿Cómo se realizó el reportaje de la corrupción en Wal-Mart?”.

Lugar y fecha: Centro de Recepción Profesional de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, Ciudad de México, México. Sábado 27 de julio de 2013.

Presentó: Alejandra Xanic Von Bertrab

Relatoria_Xanic

 

Xanic





Los niños del hampa

15 04 2013

Por Paris Martínez Alcaraz

Tercer lugar en la categoría de reportaje escrito del concurso Género y Justicia 2012

Omar desapareció el 12 de agosto de 2008, a los 14 años de edad, en Reynosa, Tamaulipas, donde pasaba las vacaciones. Fue visto por última vez portando un videojuego de bolsillo y un cachorro, acompañado por una pareja de “veinteañeros” que lo interceptó cuando volvía de la tienda, a la casa donde se hospedaba.

A partir de ese momento, de Omar no se supo nada más, sino hasta tres años después, a mediados de 2011, cuando su cadáver fue encontrado en una calle de Acapulco, Guerrero, con una bala en la nuca.

¿Qué fue de este adolescente durante esos últimos tres años de vida en los que oficialmente estuvo “extraviado”?

¿Quiénes lo secuestraron en el norte del país? ¿Dónde y de qué forma lo mantuvieron retenido? ¿Por qué fue asesinado al otro lado de la república, en Acapulco? Ésas son las preguntas que desde aquel 12 de agosto de 2008 se vienen acumulando en la mente de Araceli, su mamá, quien adelgaza la voz hasta el mínimo audible al hacer un recuento de los datos que, por investigaciones propias, ante la inacción de las autoridades, ha logrado recabar sobre el destino de su hijo.

“Él cayó en manos de una red de trata de personas –dice, con los ojos permanentemente hinchados por el llanto– que, luego de llevárselo, lo convirtió en adicto, lo obligaban a prostituirse, a vender droga y sabrá Dios a qué otras cosas.”

A su lado, Araceli ha extendido la documentación que, desde 2008, viene acumulando sobre la desaparición y muerte de Omar. Mira los papeles, las fotos, y cuida que las lágrimas no caigan sobre ellos. “A pesar de todo lo que hice, nunca pude ver a mi hijo, todo fue inútil… yo me había aferrado y no sé si fue tanta mi insistencia que, cuando estaba a punto de recuperarlo, me lo mataron”. Lee el resto de esta entrada »





Del poder y otros demonios

6 03 2013

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Gonzalo Ortuño López

¿Puede la crónica desnudar los demonios del poder? ¿Qué aporta relatar la vida de los poderosos? ¿Cómo nos acercamos a ellos? ¿Es diferente la crónica cotidiana de la crónica del poder? Comentarios sobre el libro Crónica de un sexenio fallido.

 

Daniela Pastrana inició con la pregunta necesaria para los periodistas en el actual ajedrez político ¿cómo cubrir al PRI sin aplaudir en el intento?

“Es muy fácil aplaudir la detención de Elba Esther Gordillo, pero debemos cuestionarnos qué hay más allá de eso” dijo Ernesto Núñez, periodista y editor del suplemento político Enfoque.

Núñez quien recientemente publicó el libro Crónica de un sexenio fallido donde construye un perfil psicológico del expresidente Felipe Calderón y la toma de decisiones desde los escritorios de presidencia, también aseguró que lo importante es “recuperar en la memoria quiénes son estos personajes. Estar con ellos, sin tratar de ser como ellos”.

Martha Anaya autora del libro 1988: el año en que se calló el sistema, partió de su experiencia en la celebración de los 84 años del PRI, para insistir en que el cronista político debe ir más allá de la simple observación y conocer datos, historia y antecedentes de los personajes políticos.

Guillermo Osorno periodista y editor de la revista Gatopardo tuvo un reclamo más que una respuesta: “¿por qué muchos periodistas nos hablaron de Enrique Peña Nieto como un títere y terminó siendo menos títere que Calderón? Algo nos faltó para leer mejor a este personaje”.

Osorno puso de ejemplo a Jon Lee Anderson para hablar de una cobertura que considera tiene la suficiente calidad para sentarse junto a las cúpulas del poder, como también la capacidad de salir a la calle y hablar con la gente para medir la temperatura política. “El poder hay que cubrirlo en una atención con ojos frescos (sin prejuicios)”.

Lee el resto de esta entrada »