“Ya nos acostumbramos a estar solos”

11 01 2013

Por Juan Eduardo Flores Mateos

*En Veracruz, se desconocen cuántos niños viven sin el cuidado de sus padres

**No hay un diagnóstico ni siquiera a nivel nacional, es urgente para implementar políticas públicas: experta

*El DIF Veracruz sólo cuenta con una psicóloga para 600 mil habitantes

 

 

En un auto rojo manejado por Jesús, dos niños de ocho y diez años se divierten en la parte trasera. Chucho, como le llaman los infantes, es su vecino, pero le llaman tío.

El niño tiene diez años y se llama Ernesto. La niña ocho, y se llama Serena. Tienen una hermana llamada Nancy que no decidió acompañarlos porque así fue su voluntad. Son hermanos y viven en soledad.

Su casa está la calle Uribe, en la zona centro. Regularmente se sientan desde el pórtico de su casa a ver los autos pasar, aunque muchas otras más prefieren jugar fútbol o ver la televisión en el pequeño patio que tienen. El niño quiere ser jugador de fútbol profesional, la niña aún no sabe qué.

Los tres niños faltan a la escuela, casi no comen, detestan las verduras. Nadie está al pendiente de ellos, salvo el padre, y eso a veces porque el padre trabaja todo el día. La mamá de éstos, los deja a la deriva de acuerdo a don Jesús que los ha visto crecer, “no les importa los niños, ya me lo ha dicho, qué se los lleve la chingada les dice y eso me da mucha tristeza”.

Don Jesús los lleva de paseo como algunas otras veces más. Junto con su esposa Guadalupe, cuando tienen tiempo les dan sopa, arroz, guisado, verduras. Regularmente los niños solo comen frituras, refrescos, galletas.

Esta vez Jesús conduce al centro porque tiene que ir a dejar unos papeles. A los niños les causa una alegría que se denota en su rostro y les rompe la tragedia que traen detrás de los ojos. Los deja un momento en el zócalo, al lugar donde van no dejan entrar niños.

Ernesto, es el más grande. Trae una playera de la WWE, un short de tela delgada, unos tenis rojos de fútbol con un número nueve estampado en el empeine. Su rostro se debate entre lo suave y lo tupido, entre la inocencia y la malicia. Le encanta ver la caricatura de Dragon Ball Z y soñar por las noches que se convierte en Gokú para salvar al mundo.

Dice, mientras se acuesta en una banca para mirar la jardinera: Ya nos acostumbramos a estar solos, hacemos lo que queremos en la casa, mi mamá nos prohíbe jugar con las colchas, pero como nunca está, jugamos con ellas y las rompemos para jugar al fantasma. Al principio me dio un poco de miedo quedarme solo, pero ya tenemos tres años así, …y de vez en cuando sueño con el Coco, pero trato de no pensar en ello.

Serena no sabe qué es el Coco y no quiere saberlo, ella nunca sueña cosas feas. En las noches sueña con Bob Esponja, que amanece en la ciudad de Fondo de Bikini y lo abraza. No sabe el porqué le gusta tanto, solo dice que le gusta ver primero Dragon Ball Z para luego sentarse sola, a mirar la caricatura de la esponja amarilla.

Los dos niños juegan frente al Ayuntamiento porteño. Brincan las bancas, le dan vuelta al estrado circular que hay en medio del zócalo. Casi nunca dejan de sonreír, corren y corren hasta que se cansan porque quieren agua. “Voy a pedirle a mi tío Jesús que me compre algo” dice Ernesto, Serena lo secunda, “sí, hay que pedirle”.

Jesús regresa después de veinte minutos, les habla. Rumbo al carro hay que atravesar dos veces la calle. Chucho los toma a cada uno de la mano para cruzarlos. Llegan al carro, los sube.

Preocupado mientras maneja, externa: A veces uno quisiera hacer más cosas, pero no puedo, tengo que trabajar y me es imposible estar al pendiente de ellos. Nosotros en casa, les hacemos de comer, les regalamos cosas. Cuando viene alguno de mis hijos y se pone a trabajar, ellos solitos vienen para hacer la tarea.

Es urgente un diagnóstico: experta

La activista por los derechos de la Infancia y realizadora del estudio La Infancia También Cuenta implementado en 2008 Nashielli Ramírez, expone a NOTIVER que no existe un diagnóstico como tal que indique cuántos niños crecen sin el cuidado de los padres.

Aterriza que es urgentísimo este análisis para aplicarse una correcta política pública, ya se que se carece de un Sistema Nacional de Protección a la Infancia y contrapone que, en teoría es el DIF el que debe hacerse cargo, pero que eso no es posible, ya que es una institución infinitamente rebasada para resolver la problemática de la niñez y la adolescencia.

Pero así cómo tal, ¿hay un estudio?

No hay datos duros, no hay una estadística, un seguimiento y por lo tanto eso te limita realizar una política pública para esa población.

¿Cuál sería el papel del Estado?

Tendría que ser todo. El Estado tiene la obligación como signante de la convención de proteger a todo aquel menor de dieciocho años. En caso de no tener familia, de ser huérfano o estar en la calle, quien tendría que ejercer la tutela de estos niños es el Estado y por lo tanto de su protección. El problema en México es que no tenemos un sistema nacional de protección nacional de niños y niñas.

En teoría, el DIF es el que debería hacerse cargo de estos menores. Y es en teoría, porque hablamos de una institución infinitamente rebasada ante la problemática de la infancia y la adolescencia en México.

¿Cuál es el término correcto que se debe utilizar en estos casos?

“Niños y niñas y adolescentes sin cuidado parental” es el término que se utiliza. Y encontramos varias aristas, niños que encuentras en la calle, en los niños huérfanos, -institucionalizados y  no-, los hijos de padres y madres en reclusión.

Ésta situación es no sólo de omisión del Estado, sino que habla de una población altamente vulnerable a cualquier tipo de explotación. Con fines de trata, la explotación sexual comercial, la explotación con fines laborales, la explotación para reclutamiento, son niños altamente vulnerables.

Una psicóloga también dice que más allá de si pueden delinquir o no, sus relaciones personales resultan tormentosas…

-Son débiles. El primer punto que uno debe de asegurar en la infancia que es la primera etapa y que no sólo abarca el crecimiento físico. La infancia es una etapa donde te vas desarrollando mentalmente y desarrollas sociabilidad, necesitas entornos afectivos y educativos que aseguren eso. Si ellos –los niños- tuvieran asegurados estos entornos de protección y de afecto a través de otros tipos de comunidades donde el Estado estuviera atento a esto, serían niños que desarrollarían esta parte que naturalmente resulta como un déficit. Tu lo puedes ver desde la lógica de alta incidencia en criminalidad, sí, pero el problema es que también estos niños van teniendo ausencia y la van viviendo en una época donde básicamente deberían estar bajo protección de los adultos. Los niños crecen en soledad. No hay referentes, porque generalmente estos niños están fuera de cualquier institución del Estado como la escuela.

En el caso de violencia psicológica, como el caso donde una mamá externa su desprecio hacia sus críos, ¿El Estado debe quitar a esos niños de su entorno familiar?

Dos lógicas. Una esta parte, donde el entorno familiar no es el propicio, ahí el Estado debería estar viendo y regulando. Esto es maltrato, negligencia y una forma de violencia hacia los niños. No tiene impacto no sólo en el futuro y no en el presente.

Lo que tendría que hacer el Estado es trabajar con esta familia, y en último recurso  separarlos, pero no hace ni una ni otra. El Estado no cumple con el trabajo que debería estar haciendo.  El tratamiento ideal no es que se separe, sino que se trabaje con estas familias para cumplan lo que tienen que cumplir.

No es llegar y recoger y separar a los niños y ponerlos en una situación de status irregular, sino cómo vas trabajando igual para que estos niños tengan unos entornos familiares como los que se retratan.

Cuando el Estado se ve rebasado, ¿cuál es la alternativa?

Hay organizaciones que de igual manera están rebasadas y muchas de ellas no están reguladas por el Estado. Ellas también atienden este tipo de situaciones. Yo sí creo, que debemos seguir demandando un sistema que proteja a estos niños. Como sociedad y medios haciendo público y seguir diciendo que no es posible que haya miles de niños en ésta situación.

Finalmente la demanda no tiene que ser sólo al sistema de protección sino también un sistema que vea: Los papás no están porque trabajan todo el día con un sistema de salario donde laboran de sol a sol, y que permite que medio alimenten a los niños, medio les dan educación, medio les den salud . No podemos depositar toda la culpa en los individuos o en las familias cuando no tenemos una visión de dónde no se están fortaleciendo a las familias como tal. Estamos más preocupados por tener familias como las que nos recetan en los libros, que por favorecer que estos entornos familiares diversos proporcionen sistemas de protección a los niños.

Pero para ello, se necesita el diagnóstico, el cual no existe.

Totalmente. Eso es lo primero. Lo primero que debes estar señalando es que no es posible que tengamos una política pública e intentemos resolver un problema tan complejo y diverso, tu presentas un caso pero hay muchos alrededor del país, primero tenemos que diagnosticar qué está pasando. Es urgente.

¿Qué tan urgente?

Urgentísimo.

 

Cifras del Estado de Veracruz en INEGI

De acuerdo al Censo del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática de 2010, en el Estado de Veracruz hay 1 millón 983 mil 543 hogares, de los cuales en el municipio de Veracruz existen 156 mil 463. El tamaño promedio  de los hogares porteños resulta en3.4 metros cuadrados por habitante.

Como ya expuso la experta Nashielli Ramírez no existe un estudio que precise ésta problemática. Sin embargo, existen algunos tabuladores que podrían dar una idea mínima sobre el asunto.

De los hogares que existen en el Estado, 194 mil 981 pertenecen al rubro no familiar y 1 millón 786 mil 309 al familiar.  

Dentro del no familiar encontramos los hogares unipersonales –hogares donde sólo habita una persona- con 187 mil 770 y los corresidentes – Formado por dos o más personas sin relaciones de parentesco con el jefe del hogar- con 7 mil 211. Dos mil 253  hogares no especificaron.

Los hogares familiares que hay en el Estado se dividen en: Nuclear  –un millón 226 mil 108, son formados por dos cónyuges e hijos-, compuesto –27 mil 493-, y ampliado –516 mil 720-.  Quince mil 988 no especificaron.

 

Nos encontramos 80 por ciento aptos: DIF

La Procuraduría de la Defensa del Menor ubicada en DIF Matamoros, la encargada en resolver este problema a nivel local, sólo cuenta con una psicóloga, 6 trabajadoras sociales, 2 auxiliares, 8 abogados y un chófer para un total de 600 mil habitantes indica Mariano Medina Lara, quien es el encargado de la dependencia.

Entrevistado en su oficina expone que su dependencia se encuentra ochenta por ciento apta para resolver el problema. Pues dice que el otro veinte por ciento reside en “que hacen falta legislaciones para resolver los nuevos problemas” a los que se enfrenta la oficina.

Por ejemplo, dice Mariano,  hay casos como el bullying, donde un muchacho si es menor de trece años, no puede ser castigado por la ley, porque así lo indica. Sin embargo, también dice que “quizá hace falta la unificación de criterios” pues dice que “niños sin cuidado parental para la Ley puede ser una cosa, para el DIF otra, para una persona otra, para un psicólogo otra, etcétera. Por ende tampoco se puede conocer a ciencia cierta cuántos niños crecen “sin cuidado parental”.

Mariano ensalza que el DIF y su dependencia que trabaja desde hace 13 años, es una de las pioneras y una de las que mejor se mueve, incluso indica, que luego el DIF estatal le marca para preguntarle cómo es que se resuelven algunos problemas.

“En nuestra oficina atendemos incluso caso de niños que no son de aquí, como de Baja California, nosotros nunca nos negamos, a diferencia de otros DIF que sí se niegan hacerlo”.

También resalta que la actual administración es la que más personal a su cargo ha puesto, sin embargo no siente que estén rebasados en la problemática, pero que sí hacen falta nuevas legislaciones para que se pueda  actuar de mejor manera.

La Procuraduría de la Defensa del Menor hacen tres patrulleos a la semana, pero sólo en la zona centro y lugares cercanos a ésta, pues dice que “rara vez” los hacen a las colonias.  En el 2011 atendieron 132 casos vía Ministerio Público, en el 2012 llevan 34.

Para Mariano Medina no hace falta un Sistema Nacional de Protección a la Infancia, pues replica que, Veracruz es pionero en la protección a los niños, como el caso de la Ley de Protección Infantil, donde incluso el municipio es ejemplo a seguir.

“Necesitamos más legislaciones, pues ahora vemos casos incluso, donde son los propios padres quienes abusan de sus hijos”. Además agrega que el ambiente también es un problema. “En Veracruz hace mucho calor,  y esto altera a las personas, sólo falta observar el tráfico en la tarde para ver cómo se ponen las personas”.

El Procurador Mariano está consciente que ésta declaración pueda ser tomada a broma, pero está convencido. “Ya en una encuesta se rieron de lo que dije, pero es verdad, el ambiente también influye en el comportamiento de la gente”.

 

Ernesto y Serena crecen en un lugar de violencia verbal

Ernesto y Serena suelen no ir a la escuela. Ya han reprobado dos veces la primaria. Ernesto dos veces tercero, Serena una vez primero y una vez segundo. Faltan mucho a clases, por ejemplo hoy que no asistieron porque dicen “se nos rompió la mochila”.

Su tío –como le llaman de cariño- Chucho expone: Cuando no es por las calcetas, es porque no tienen ropa limpia, y cuando no es por eso, es por la mochila, por el cuaderno, pero siempre hay un pretexto para no ir. Yo siempre les digo que vayan, pero yo me voy temprano y no puedo estar en todos lados.

A mí me preocupan bastante, yo siempre regaño a sus padres y a sus tíos que tengan un poca de madre, y les habló así porque crecimos juntos en el barrio y me da cosa que los descuiden. Ellos viven en un lugar de violencia verbal, donde utilizan vergas para arriba y vergas para abajo. Cuando los niños salen conmigo, les prohíbo que hablen con groserías o picardías, y les explico que no es necesario que hablen así, no hay ninguna necesidad para hablar de esa forma.

Cuando se bajan del carro, Don Jesús saca dos monedas de diez pesos para dárselas a Ernesto. Ve a comprar algo para ustedes, anda. Ernesto toma su balón amarillo rumbo al Oxxo. Después habla del caso más preocupante, que es el de Nancy.

Nancy me ha dicho que odia a Mago –su mamá-. Que cada vez que la ve borracha quiere matarla, que no la soporta. Yo le digo que no debe pensar eso, que a pesar de todo, Mago es su madre y debe respetarla.

Nancy es la que menos sonríe, está más grande, pero es la más huraña. Para esto, se le pregunta a Jesús si nunca ha pensado denunciar el caso al DIF. Responde que ya una vecina lo hizo, y que estuvo a punto de concretarse que el DIF se los llevara, pero al final el padre no quiso, se arrepintió.

Mientras tanto, Ernesto se acerca con un refresco Fresca de 2 litros. Acompaña a Jesús a su casa. Serena se introduce a la suya, y al fondo, me enseña a su perro que encontraron en la calle para que los defendiera de los malos, por si las dudas. Se llama Quisifú, y es su único amigo. La niña se enoja porque siempre lo pronuncian mal, y esto lo considera una falta de respeto para su amigo.

Después de unos minutos, Ernesto sale con una cara de alegría, Jesús les regaló unas mochilas para que ya no falten a la escuela. “Si llegan a faltar ustedes, los voy a regañar”. Los niños asienten, prometen que ya no lo harán.

Sin embargo, Jesús se muda en tres meses con su esposa al otro lado de la ciudad. Los niños al enterarse de esto, lloraron, los tres suplicaron que Jesús y Guadalupe los llevaran a vivir con ellos. Jesús y Guadalupe no pueden hacerlo por más que quisieran.

Jesús se pone triste de que ya no podrá ayudarlos ni verlos crecer, me lo dice cuando los niños han cerrado la puerta, y ya no pueden verlo.

 
Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: