El comunicado es el silencio

22 12 2012

Crónica de la movilización del EZLN en San Cristóbal de las Casas.

Por Estefanía Camacho

1

“¡Ya llegaron!”, gritó una joven con un rostro de felicidad al ver que los diferentes grupos de base de apoyo zapatistas entraron por una de las avenidas principales, Guadalupe Victoria. Inmediatamente, los demás civiles asistentes plaudían maravillados.

Dos grandes banderas aparecieron con una multitud detrás de ellas en la plaza contigua de la Catedral de San Cristóbal de las Casas. La bandera negra con la estrella y las siglas de “Ejército Zapatista de Liberación Nacional” así como  la de México. Es un ejército que fue recibido con aplausos por los simpatizantes, e incluso curiosos.

“¡Viva Zapata!” “¡Viva el EZLN!”, gritaron los demás asistentes, sin embargo, los zapatistas no emitieron ni una sola palabra. A medio día comenzaron a subir por un templete que 5 indígenas del EZLN levantaron a las 10 de la mañana sobre la caja de una camioneta en menos de 20 minutos.

2

Ni uno de los tantos bebés que las madres indígenas traen en brazos, llora; a pesar de la lluvia, de la larga caminata. Se dejan  cargar y miran de igual forma a quienes los observan con curiosidad. Los espectadores permanecieron atónitos ante el desfile que duró cerca de 50 minutos, entre los cuales existieron varios lapsos de silencio.

Este fue un año en el que permanecieron callados. Sólo un ruido hueco de los pies de los miles de indígenas sonaron sobre la madera (y algunas veces de los pies descalzos de las mujeres). En una formación cabal de 4 filas, los zapatistas comenzaron su travesía por el pequeño puente creado por madera. Al subir, erguían la mano izquierda y el puño cerrado.

Hoy, 21 del 12, del 2012 se rompió ese sigilo, más no el misterio. Ya que en su página de internet Enlace Zapatista anunciaron que próximamente emitirán “la palabra” del Comité Clandestino Revolucionario Indígena, Comandancia General del EZLN, de la Comisión Sexta y la Comisión Internacional. Además de que no hay aparición del Subcomandante Marcos.

Ni un comandante o sub, o comandanta tomaron la palabra, nadie sobresalió en esta toma pacífica y simbólica.

Todos suben y bajan del templete formados sin importar si son niños o mujeres,  jóvenes o mayores. Por el visor del pasamontañas negro se alcanzó a asomar un gesto de sonrisa de un niño de casi 9 años cuando comenzó a subir los escalones de la tarima y al alzar su mano izquierda. Así como todos hicieron al dar el primer paso en ascenso de la plataforma.

La duración de 50 minutos nunca bajó de intensidad. Se formaron ordenadamente por número de caracol en las afueras del Palacio Municipal, en frente de la catedral. Así, emprendieron su partida y continuaron por Guadalupe Victoria. La gente se aconglomeraba en los alrededores para despedirlos con el aplauso más fuerte que sonó en la plaza.

“¡Zapaaaata Vive!” gritaba con fervor un extranjero y los asistentes contestaban “¡La luucha sigue!”. Aún sin conseguir respuesta alguna del ejército en algún momento.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: