La defensa es de quienes la trabajan

14 09 2011

Texto y foto por Celia Guerrero

Acapulco, Gro. sep 2011.- Porta uniforme verde olivo, pero al mirarlo por la espalda se lee bordado en letras amarillas “Policía Comunitaria”. Debajo de la gorra negra, su piel cobre, sus rasgos nahuas, las manos duras y añejadas lo delatan, es originario de la montaña de Guerrero.

Su nombre es Claudio Carrasco y es coordinador regional del Crucero de Espino Blanco, Malinaltepec. Se congratula de pertenecer a la Policía Comunitaria de Guerrero, la cual cumplirá 16 años el próximo 15 de octubre.

Señala que lo principal es acordar por escrito el reconocimiento de las policías comunitarias y su trabajo por medio de usos y costumbres. En vísperas de la celebración, la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) ha realizado diversas mesas de debate con autoridades gubernamentales en busca de legitimidad y autonomía de estas policías.

“Estamos buscando una relación con el gobierno no para que nos reconozcan, porque nosotros ya tenemos el reconocimiento de nuestro pueblo, lo que queremos es que nos respeten y nos dejen trabajar”, aclara.

La Policía Comunitaria de Guerrero se gestó a partir de 1995, cuando comienzan los enfrentamientos entre grupos criminales tanto en la Costa Chica (comunidades mestizas) como en la región de la montaña (comunidades indígenas).

A la fecha existen tres casas de justicia: San Luis Acatlán, Crucero de Espino Blanco y Zitlaltepec. Cada una de las anteriores cuenta con entre tres o cuatro coordinadores y comandantes regionales.

En total más de 700 policías comunitarios laboran en 11 municipios. Estos, sin percibir ningún tipo de salario, imparten justicia a través de usos y costumbres propios de las comunidades donde pertenecen.

El coordinador de la región de la montaña resalta que los resultados en materia de seguridad, por la presencia de las policías comunitarias en Guerrero, son evidentes.

“Hemos estado resolviendo asuntos desde el más mínimo hasta el más grave y la delincuencia en la región disminuyó un 95 por ciento”, afirma.

Respecto a los actuales niveles de violencia en el país, opina que las comunidades deben tener la libertad de unirse para defender sus intereses frente al crimen organizado, “de nombrar su policía comunitaria o irse con el sistema de gobierno”.

Por este motivo una comisión representiva de la CRAC, cuatro coordinadores regionales y nueve policías comunitarios, participó en la manifestación realizada en Acapulco, encabezada por el Movimiento de Paz con Justicia y Dignidad, el pasado sábado.

Javier Morlet Macho, padre de Adriana Morlett, estudiante de la Universidad Nacional Autónoma de México desaparecida desde el 6 de septiembre de 2010 y organizador del movimiento, al anunciar la visita de la caravana al puerto mencionó que se busca aprender del modelo y la organización de la Policía Comunitaria, como alternativa de defensa contra la delincuencia.

Por su parte, el hombre color cobre que porta uniforme verde olivo prevé que en los próximos meses se adhieran a su organización nuevos municipios.

“Hemos estado saturados de trabajo. Las últimas cuatro comunidades que se han adherido son del municipio de Acatepec y pensamos que se van a integrar más porque hay necesidad”, concluye.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: