‘Lo voy a encontrar aunque sea muerto’

12 09 2011

DANIELA REA/REFORMA

Chilpancingo,  México (11 septiembre 2011).- El dos de enero Lilia Vázquez López despertó en la madrugada y se acordó que este día su esposo Jesús Bello Moreno cumpliría 50 años de edad y además de que cuatro años atrás le había prometido que en este año del 2011, cuando él cumpliera medio siglo de vida, se casarían por la iglesia. Ella de blanco y él, de traje.

Lilia inclinó la cabeza hacia su almohada y soltó en llanto.

Y es que su esposo, Jesús Bello, ya no está con ella desde el 17 de diciembre del 2008 porque desde esa fecha desapareció y hasta la fecha no lo encuentra. Ni siquiera muerto.

Con su dolor a cuestas, Lilia lleva 980 días buscando a su esposo, tocando puertas, exigiendo justicia a las autoridades.

“Yo no pierdo la esperanza, y no me voy a morir sin encontrarlo, aunque sea muerto”, refiere la señora quien recuerda que ese día de diciembre su marido le había dicho que a lo mejor iría a la fiesta navideña que le ofrecieron a los trabajadores las autoridades de la Secretaría de Educación en Guerrero (SEG) y no lo volvió a ver.

Fue como si se lo hubiera comido la tierra, señala entre sollozos.

Integrante del Comité de Familiares, Amigos de los Desaparecidos y Asesinados en Guerrero, Lilia dice que en el gobierno de Zeferino Torreblanca Galindo, nunca realizaron una investigación por el caso de su esposo y de muchos otros más que fueron desaparecidos o asesinados.

“He entregado pruebas de ADN a la Procuraduría de Justicia para ver si alguno de los muertos que recogen es mi esposo”, afirma.

Doña Lilia, quien nació en Mochitlán y fue ahí donde conoció a Jesús cuando éste era campesino, dice que ha sido tanto la congoja de que no ha podido localizar a su marido que se enfermó dos veces.

“Dos veces me ha dado la parálisis facial, pero eso no me importa, mis hijos me dan fuerzas para seguir adelante y encontrar a su padre”, refiere.

Doña Lilia, señala que pese a que en diciembre próximo su esposo va a cumplir 3 años de desaparecido, tiene la confianza de que lo va a encontrar.

Y no pierde la esperanza de que el próximo dos de enero del 2012, Jesús se le aparezca en su casa y le cumpla su promesa de casarse ambos por la iglesia, ella de blanco y él de traje.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: