Hasta encontrar lo perdido

31 08 2011

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Texto y fotos: Gonzalo Ortuño

“Su mama reza desconsolada al santo de su devoción, pidiéndole a San Judas le haga el milagro y el milagro se cumplió…No es posible que esté vivo si le falta el corazón, pero hay cosas que la ciencia no entiende no tienen explicación”. Es la letra de “perdido” de los estrambóticos, la interpretó Roberto, un joven de gafas y camisa de bordado indígena. Mientras su voz rasposa cantaba y él rasgaba las cuerdas de la guitarra, un soporte de metal delante de su boca, abrazado al cuello, le permitió sonar la armónica en los coros de la canción.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




Dejan a juventud sin divino tesoro

30 08 2011

Margarita Vega y Daniela Rea /REFORMA

Ciudad de México  (12 agosto 2011).- El desempleo y los trabajos precarios afectan a muchos mexicanos, pero, en el caso de la juventud, esta situación es aun más grave.

Y es que los jóvenes cuentan con una tasa de desocupación más elevada que la de la población en general y, cuando acceden a un empleo, lo hacen, en la gran mayoría de los casos, en condiciones laborales precarias.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) correspondiente al primer trimestre de 2011, la mitad de los 31.7 millones de jóvenes de entre 14 y 29 años forma parte de la Población Económicamente Activa (PEA).

De esa mitad, el 8.1 por ciento no tiene trabajo. La proporción de desocupados en el caso de la población en general es de 5.2.

Además, casi dos terceras partes de los jóvenes que se encuentran ocupados ganan menos de tres salarios mínimos, alrededor de 5 mil 200 pesos al mes, y carecen de acceso a las instituciones públicas de salud. Una cuarta parte labora en el sector informal.

Entre quienes se desempeñan como asalariados en el sector formal, menos de la mitad cuenta con contrato escrito y sólo 14 por ciento dispone de vacaciones pagadas, aguinaldo y reparto de utilidades.

Para Héctor de la Cueva, coordinador del Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (CILAS), el mercado de trabajo para la mayoría de los jóvenes está compuesto por una oferta precaria e inestable que, lejos de mejorar, ha empeorado en los últimos años.

“Todo indica que la perspectiva es que los jóvenes se tendrán que conformar con un futuro de empleo precario, mal pagado, inestable, con pocas prestaciones. Se está condenando a los jóvenes a vagar de chambita en chambita”, comentó en entrevista.

‘Nos tachan de revoltosos’

Inconformes por las deficientes condiciones de trabajo en el call center “Atento”, los veinteañeros Yoreimi Escalona y Héctor Álvarez decidieron recurrir a la ley para exigir sus derechos laborales.

Lo que detonó la queja fue la labor cotidiana: la atención a cientos de llamadas diarias de gente enojada, durante 8 horas seguidas con sólo 20 minutos para descansar, con gripas crónicas por la falta de higiene en las diademas de los teléfonos, por un salario que ronda los 3 mil pesos mensuales durante los 6 meses que duraba el contrato.

Los egresados de la facultad de Ciencias Políticas de la UNAM buscaron asesoría y llegaron al Sindicato de Telefonistas.

Así, según su relato, se enteraron que la empresa reportaba un salario de 4 mil 222 pesos mensuales a través de un sindicato de protección y no los 2 mil 800 que recibían en su cheque.

Cada mes, les “robaban” mil 422 pesos de su trabajo. Multiplicado por los 8 mil jóvenes que trabajan para el call center… a hacer cuentas.

Decidieron integrarse como una sección del sindicato, la empresa se enteró y en un periodo de 6 meses despidió a los 22 revoltosos. Ahora esperan la resolución de un juicio laboral contra “Atento” y mientras, tratan de organizar a más jóvenes para exigir sus derechos laborales.

“Es muy difícil, no es como antes. En el 68 cuando al menos había conciencia. Ahora hay conformismo, hasta los mismos compañeros nos tachan de ‘revoltosos'”, dice Yoreimi, quien trabaja desde los 14 años.

“Sólo en el DF hay entre 8 mil y 10 mil jóvenes de 18 a 22 años trabajando en el call center, pero no se organizan. Hay una enajenación de los chavos por todo. Es tan desgastante el trabajo que al salir no quieres saber nada de organizarse, pero también como no es fácil encontrar otras opciones, prefieren aceptar la que hay y no meterse en líos”, agrega Héctor, quien espera su reincorporación laboral con la denuncia.

Su oficina es un pequeño cubículo en el edificio del Sindicato de Telefonistas. En las paredes hay carteles donde se lee “En Chile, Argentina y Brasil, Atento cuenta con sindicatos democráticos. ¿Por qué en México no?”.

Su entusiasmo contagia. En su discurso no están “los indignados”, pero son críticos al señalar que en las escuelas ya no educan sobre los derechos y en los hogares el tema se guardó en un cajón ante la urgencia de sobrevivir.

Y no se saben únicos. Hay cientos de jóvenes organizándose en el tema laboral o educativo. Pero son como islas, dice Héctor. Pequeñas islas que aún no encuentran la forma de asirse.





Concurso de Reportaje escrito “´Género y Justicia”

22 08 2011

La Red de Periodistas de a Pie invita al concurso de Reportaje escrito “Género y Justicia”

Consulta las Bases para el concurso aquí





Movimiento por la paz retoma las calles

18 08 2011

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Fotografía: Lucía Vergara

Texto: Daniela Pastrana /IPS

Con casi todo listo para iniciar una marcha hacia el sur de México, el colectivo de víctimas de la violencia ciudadana que encabeza el poeta Javier Sicilia vuelve a movilizarse en rechazo del proyecto de ley de seguridad que daría marco legal a la militarización impuesta por el gobierno de Felipe Calderón.

La nueva caravana se realizará en la segunda semana de septiembre y recorrerá las ciudades mexicanas que forman la ruta de los inmigrantes centroamericanos una vez ingresados al país con destino a Estados Unidos, una zona especialmente vulnerable al ataque de los grupos  criminales.

Los organizadores tienen previsto celebrar el día del inicio del proceso de independencia de México respecto de España, el 15 de septiembre, con las comunidades indígenas del sureño estado de Chiapas, en la zona de influencia del insurgente Ejército Zapatista de Liberación Nacional, que sólo entró en combate las dos primeras semanas de 1994.

De este modo se potenciará la movilización del movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, que el domingo regresó a las calles de la capital mexicana para, como hace más de dos meses atrás, reclamar a las autoridades detener la espiral de violencia que cruza al país. Unas 3.000 personas marcharon desde Los Pinos, residencia oficial del mandatario, a la sede del Senado,

Las marchas esta vez son en protesta concreta por la aprobación el 4 de este mes, en general, de la Ley de Seguridad Nacional.

“Nuestra posición sobre esa norma no sólo es irreductible, sino que el movimiento pugnará por crear una ley de seguridad ciudadana que tome en cuenta a la gente”, afirmó Sicilia.

Por su parte, el catedrático Pietro Ameglio, activista de la organización humanitaria Servicio Paz y Justicia (Serpaj), precisó que habían estado “concentrados en la política, en los diálogos con los poderes del Estado, que sirvieron para poner en evidencia a las autoridades”. “Ahora hay que recuperar la parte de la movilización, subir el tipo de acción social”, dijo a IPS.

“Sigue una gran etapa de movilizaciones con otra envergadura, no dirigida y no centralizada por este movimiento”, coincidió Miguel Álvarez, director de la no gubernamental Servicios y Asesoría para la Paz (Serapaz).

Sicilia cambió la poesía por la movilización social luego de que su hijo, Juan Francisco, fue asesinado el 28 de marzo en el estado de Morelos, colindante con la capital de México. Bajo el lema “Estamos hasta la madre”, el escritor convocó a una gran marcha nacional el 6 de abril.

Su trajín en busca de justicia lo llevó a caminar 80 kilómetros de Cuernavaca, capital de Morelos, al Zócalo, el principal paseo de la ciudad de México, donde el 8 de mayo tuvo una recepción multitudinaria.

A la llamada caminata por la paz se sumaron decenas de familiares de víctimas de la violencia desatada en el país desde que el conservador gobierno de Calderón declaró en enero de 2007 la guerra a las organizaciones criminales.

Esta estrategia militarizada de enfrentamiento al crimen organizado, cuestionada por académicos y organizaciones de derechos humanos, dejó en cuatro años, según sus críticos, al menos 40.000 personas muertas, 10.000 desaparecidas y unas 200.000 desplazadas. También una estela de orfandad y dolor que salió a la luz en la caravana hacia el norte que Sicilia encabezó en junio.

La llamada “caravana del consuelo”, de entonces, recorrió 10 ciudades fuertemente asoladas por la delincuencia organizada y llegó el 10 de junio a Ciudad Juárez con cientos de casos registrados y la idea de impulsar una ley de víctimas.

Después de ese esfuerzo, Sicilia apostó por el diálogo con los poderes del Estado, lo cual le restó apoyo de muchos grupos de izquierda y organizaciones defensoras de los derechos humanos.

“El movimiento de víctimas no comenzó con Javier, las experiencias de la sociedad civil de Juárez, por ejemplo, son de una luminosidad enorme y de muchos años, pero no dejaban de ser experiencias locales”, evaluó Miguel Álvarez.

“Javier, por ser poeta, teólogo, y expresar su dolor públicamente, convirtió el dolor privado en un dolor público que conectó con los otros dolores y le dio una dimensión nacional al tema”, sostuvo ante IPS.

“Este es un movimiento con otros estilos, no partidista, que cuesta trabajo entender en la lógica de los códigos tradicionales de lucha. Por ser novedoso, también ha sido problemático para los movimientos sociales, y no solo eso, al principio parecía que pensaban que tenía que cargar con todos, pero cada movimiento social tiene que ponerse de pie con su propia agenda”, concluyó.

Participante en la marcha del domingo, Héctor Cerezo, activista por los derechos humanos que fue preso político durante siete años, dijo a IPS que el movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad tiene el reto de volver a articular, con ejes y objetivos claros, a quienes piensan distinto.

“Cada parte tiene que sumir los costos políticos, unos de entrar en la lógica del diálogo y de los tiempos del gobierno, que apuesta a anularlos. Y otros, de separarse y fragmentar las causas. Hay que volver a ser sencillos y reconocer que solos no podemos”, apuntó.

El Comité Cerezo, creado a partir de la detención ilegal en 2001 de Héctor y de sus hermanos Alejandro y Antonio, tiene un trabajo amplio en la documentación de desapariciones forzadas en México.

“Estamos trabajando en lo que podemos ayudar, que es la capacitación a la gente del movimiento par el registro de las víctimas. No nos metemos en la discusión política porque no llegaríamos a ningún lado”, explicó Héctor Cerezo.

“Nosotros no creemos en los diálogos con las autoridades. En la teoría, el planteamiento está bien: primero agotas las instancias y, si no responden, vas a una etapa de movilizaciones. El problema es que no podemos amoldar la teoría a la realidad y la realidad es que no hay voluntad política para atender las demandas justas de un movimiento legítimo”, afirmó Cerezo.

En la marcha del domingo, denominada “PAZos para la paz”, Sicilia anunció que esta semana se reanudará el diálogo con los legisladores, suspendido desde el 4 de este mes, para discutir el contenido de la Ley de Seguridad, que busca modificar el artículo 89 de la Constitución para ampliar las facultades del Poder Ejecutivo y disponer así de las Fuerzas Armadas para defender la seguridad interior y exterior.

Los legisladores deberán discutirla en el período de sesiones que comenzará el 1 de septiembre, fecha en la que el presidente presenta su V Informe de Gobierno.

Pero ahora, la discusión tendrá la presión de la caravana hacia el sur. “Se abre una nueva etapa”, dijo Ameglio. “Se avanzó mucho en contenidos para la política nacional, ahora el desafío es hacer que se cumplan. Tuvimos ya una muy mala respuesta del parlamento, lo que nos coloca en la ruta de las movilizaciones”.

http://www.ipsnoticias.net/login.asp?redir=nota.asp?idnews=98876





Un peso por la paz

8 08 2011

Galería de la campaña organizada por el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, a fin de recaudar fondos para la próxima caravana al Sur del país.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.





Desde la crisis no nos reponemos

2 08 2011

Daniela Rea /REFORMA

(29 julio 2011).- En el puesto de aguacates hay un letrero que anuncia el precio: 70 pesos el kilo. Junto, hay otro en el que se lee “5 pesos por ver”.

Pilar y Pablo acomodan las verduras de su puesto en el Mercado de La Bola, en el Delegación Coyoacán, y una mujer se acerca a comprar. Un aguacate le sale en 15 pesos.

“Ya ni la friegan, está más caro que el bistec”, rezonga, pero igual se lo lleva.

Hace unos meses le hubiera alcanzado para medio kilo.

Los propietarios del puesto compraban antes cajas enteras de aguacate. Ahora van por piezas para sacar el día.

“Desde que fue la crisis no nos reponemos”, comenta Pablo.

“El jitomate, por ejemplo, hace unos tres años estaba a 7, 8 pesos el kilo. Ahora difícilmente baja de 10 pesos. Y así con todo. Sube y baja según el clima o la producción, pero ya no está como antes, ya no se recupera el precio que tenía. Lo mismo con la tortilla, ¿cuándo la encuentras debajo de los 10 pesos?”.

El comerciante sospecha del clima, del gobierno, de los narcos para explicarse que un kilo de aguacate sea inaccesible para la mayoría, a pesar de que México es el principal productor mundial.

“El rumor dice que ‘La Familia’ michoacana controla los sembradíos y deben pagar una cuota para sacar el aguacate o el limón, como pasó hace un año, que no salía, que hubo carestía”, señala Pablo.

Otro puestero coincide en que la escalada de precios no parece tener fin.

“No se ha compuesto la situación, pero a todo se acostumbra uno”, suelta el hombre que desde hace dos meses sacó al aguacate de su oferta. No se le vaya a quedar.

Los vendedores señalan que al menos tienen comida para llevar a sus casas. Pero las ventas han caído un 30 por ciento desde el 2008 y no se reponen.

La gente compra menos -varios clientes se van a los supermercados que compiten de manera desleal, acusan- y las cosas suben de precio.

“Si antes eramos clase media media, ahora somos media tirándole a la baja. Sacamos para comer, para los estudios de los hijos, para la casa, pero ya no para los viajes o para la ropa. Ya no nos sobra a la quincena”, lamenta Pilar.

Escalan precios de los alimentos

Daniela Rea/ REFORMA

(29 julio 2011).- Desde finales del 2007, el precio de los alimentos en México ha registrado un incremento constante.

De acuerdo con datos del Banco de México y del Inegi el aumento acumulado en los últimos tres años y medio asciende a 22.3 por ciento.

El valor de productos de consumo básico, según un análisis del Observatorio de Política Social y Derechos Humanos, ha crecido a un ritmo más acelerado que el de la inflación general.

La mayor diferencia se registró en 2008, cuando la inflación alcanzó 6.5 por ciento y el incremento en el precio de los alimentos 10.2.

Según el más reciente Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), dado a conocer el viernes pasado, la inflación para alimentos en la primera quincena de este mes fue de 0.2 por ciento, superior a la que registraron ropa, calzado, vivienda, salud, transporte, educación y bienes electrónicos.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) advirtió sobre la inflación registrada en el subíndice de los productos agropecuarios.

El precio de las frutas y verduras registró un incremento de 4.24 por ciento.

El tomate verde tuvo una variación porcentual de 36.5 por ciento, la cebolla de 20, el aguacate de 14.1, la calabacita de 11 y los chiles frescos de 8. El pollo tuvo una variación de 1.9 por ciento y el huevo de 1.2.

El Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputado advierte que el precio de los alimentos podría mantener su tendencia a la alza en el mediano plazo en México, pues se prevé para el resto de este año una reducción de 5 por ciento en la producción de maíz, de 9 por ciento para la de sorgo y de 8 por ciento para otros granos, debido al retraso de lluvias y a la disminución de áreas de cultivo.

“En el ámbito nacional, los precios de algunos productos de consumo básico retomaron su tendencia alcista y podrían mantenerse en esos niveles si continúa la incertidumbre de abasto ante la posibilidad de una reducida oferta por la menor superficie de siembra y las mayores mermas en cosechas, luego de las situaciones extremas de clima.

“Con ello, el abasto de productos básicos en el mercado nacional es incierto, lo que explica el aumento de los precios al mayoreo de algunos alimentos, granos y oleaginosas de granos”, indica en el Análisis Mensual de Productos Básicos correspondiente a junio.

El incremento acumulado en el precio de los alimentos, sostiene el Observatorio de Política Social, impacta mayormente a las familias más pobres del País.

Los resultados de la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares (ENIGH) 2010, recuerda, indican que 10 por ciento de los más pobres dedican a ese rubro la mitad los 480 pesos mensuales de su ingreso, y no alcanzan siquiera a pagar una canasta básica, con costo de 780 pesos mensuales en las zonas rurales.

“El Estado no ha priorizado la estabilización de los precios de los alimentos, la consecuencia es que los sectores más pobres son los más afectados, pues son éstos los que destinan una mayor proporción de sus ingresos en adquirir los bienes básicos de alimentación”, señaló en entrevista Ricardo Sanginés Contreras, investigador del organismo