La justicia no es negociable

30 07 2011

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Texto y fotos: Celia Guerrero

“La justicia no es negociable”, aclaró Norma Ledezma, fundadora de la asociación civil Justicia para Nuestras Hijas. Paloma, su hija, desapareció el 2 de marzo de 2002, y su cadáver fue localizado 27 días después en la zona conocida como El Campo Algodonero. Tenía 16 años, estudiaba computación y trabajaba en una maquiladora.

Norma Ledezma respondió así a las promesas y peticiones de perdón de diputados y senadores que escucharon ensimismados su relato el pasado 28 de julio en el Castillo de Chapultepec. Habló después de Josefina Vázquez Mota, presidenta de la Junta de Coordinación Política en la Cámara de Diputados y precandidata presidencial del partido en el poder, quien afirmó que “hoy las puertas del Congreso de la Unión se abren de par en par a las exigencias de la sociedad civil”.

“Escuchar a la legisladora decir que hoy se han abierto sus puertas es lamentable –apuntó la madre. Llevamos cinco horas en este encuentro, dos sexenios y tres gobernadores, exigiendo justicia (…) en lo personal nueve años, cuatro meses y 26 días, tocando puertas que no se abren”.

La reunión entre miembros del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, que encabezan víctimas de la violencia mexicana, y los representantes del Congreso de la Unión, llevaba, en efecto, más de cinco horas. El rostro compungido y serio de legisladores comenzaba a tornarse pardo.

Habían llegado a la reunión con ánimo festivo, saludándose efusivamente, en punto de las 10 de la mañana. Las víctimas y familiares, que también son víctimas, entraron después y dejaron claro que esta no era una reunión social.

“Ustedes han sido operadores políticos de los intereses partidocráticos y no servidores de los ciudadanos, para ustedes, la educación, la cultura, la ciencia, la paz ciudadana y la tragedia de las víctimas de la guerra no han sido prioridad de sus corazones ni del gasto público, pero sí lo son sus partidos y sus elecciones onerosas y corruptas”, soltó, de entrada, Javier Sicilia, en un discurso de 40 minutos que hizo al poder legislativo corresponsable de los muertos del sexenio.

“¿Ustedes creen que los ciudadanos somos de verdad idiotas?”, cuestionó el líder del movimiento.

Los legisladores perdieron la sonrisa, mientras las víctimas hablaban.

Primero fue Julio Cesar Márquez, padre de uno de los niños fallecidos en el incendio de la Guardería ABC, en Sonora, quien demandó a los legisladores un periodo extraordinario para aprobar la Ley 5 de Junio, que “garantizará estándares de calidad en atención a los niños”.

Luego fue Gabriela Cadena, madre de Gabriel Alejos Cadena, asesinado junto con Juan Francisco Sicilia, el 28 de marzo. Exigió considerar un presupuesto específico para crear un fondo para víctimas, ya que después de la muerte de un familiar, “los que quedamos vivos luchamos por recuperar la paz emocional y económica”. Y lloró con el poeta, sentado a su derecha, al recordar ambos que ese día, cuatro meses antes, asesinaron a sus hijos.

Sin pausas llegó la intervención de Yuriana Armendariz, habitante de Creel, el pueblo de Chihuahua que inauguró las masacres de esta guerra. “Hemos descubierto que El Colibrí, autor intelectual y material de la masacre, es sobrino directo de la entonces procuradora estatal Patricia González”, gritó la joven, hermana de uno de los 13 asesinados en Creel. Reclama que confundieron a su hermano con criminales y que el presidente Felipe Calderón, “ese pequeño presidente que tenemos, desconocía totalmente lo que pasó en mi pueblo”

Sólo hubo silencio. Ni los panistas defendieron al presidente ni los priístas al ex gobernador Jesús Reyez Baeza, a quien llamó “el inepto ese”.

María Concepción Vizarreta Salinas, de Oaxaca, demandó justicia para sus familiares desaparecidos en Tamaulipas. Jesús Lara, en representación de los pueblos indígenas, exigió que se respete el centro ceremonial Wirikuta, tema que ningún legislador retomó. Julián LeBarón volvió a poner las tildes a las palabras: “Ustedes, los legisladores que presumen ser nuestros representantes, se han mostrados ciegos a la muerte que los rodea, sordos a los gritos desesperados de indefinición”.

Los legisladores no lograrían superar sus rejuegos políticos. Se dijeron impresionados, adoloridos,impactados por los testimonios que escuchaban. Algunos respondieron a la demanda de perdón de Sicilia: Arturo Escobar, del Verde Ecologista, Armando Ríos Piter, del PRD, el senador panista José González Morfín, la diputada Vázquez Mota. Ninguno del PRI tendría ese gesto.

Del otro lado de la mesa de diálogo, los rostros eran de incredulidad a los discursos políticos, cruzados los brazos, expresiones de desespero, indignación.

Emilio Álvarez Icaza, ex Ombudsman capitalino, propuso la creación de una ley integral para la atención de víctimas. Manifestó el desastre en el que se encuentra el Servicio Médico Forense (Semefo) de México. Pidió a los legisladores la planeación de un presupuesto para la creación de una base de datos de desaparecidos y un registro nacional para personas desaparecidas accesible para el público. “Adelantémonos a lo que pasó en Colombia. Un Estado ausente es eventualmente peor que un Estado fallido, porque no existe”, concluyó.

En la misma línea, Ernesto López Portillo, director del Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde), pidió a los legisladores: “miren el espejo latinoamericano y cuiden a México”. Propuso además la creación de una auditoria federal de las policías que, sujeta a la Auditoría Superior de la Federación, vigilaría el desempeño de las policías en el país.

Las propuestas de las víctimas quedaron en la mesa: Reforma Política (revocación de mandato, plebiscito, referéndum, candidaturas ciudadanas, voto en blanco), Comisión de la Verdad, Ciudadanizar el Consejo de Seguridad Pública, Fondo de Apoyo para Víctimas y un rechazo rotundo a la nueva Ley de Seguridad Nacional.

En este último punto los legisladores hicieron mutis. En el resto, dijeron sí a todo: “sí a la ley de víctimas, sí a la comisión de la verdad, sí al fondo para víctimas, sí a los cinco ciudadanos representantes del Movimiento en cada Cámara, sí a la auditoría de las policías, sí a la reforma política”, enumeró, y palomeó en sus escritos Álvarez Icaza.

Dijeron que sí, pero no cuándo. “Sería muy difícil que hubiera una conclusión de todos los representantes de la Cámaras (…) Pero tenemos todo el interés de discutir del tema presupuestal con el Ejecutivo”, dijo Manlio Fabio Bletrones, presidente de la mesa directiva del Senado.

Lo demás quedó en el discurso de bienvenida del senador Beltrones: “Ustedes tienen la palabra, nosotros la obligación”. Y en la respuesta ahogada de Norma Ledezma: “¡La justicia no es negociable!”.





Paso a Paso hacia la Paz

29 07 2011

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Especial para Periodistas de a Pie

PALENQUE. CHIAPAS- “Me han secuestrado dos veces, una de ellas fue cuando me bajaron del tren, la segunda, la más peligrosa, se dio cuando desde Hondura contraté a un pollero, para mi mala suerte éste me traicionó en México y me vendió a alguien”, dijo Juan Hernández, un indocumentado centroamericano.

“Cuando llegamos a la frontera me dijeron que llamara a mis familiares que están en Estado Unidos para el rescate, desde ahí empezó la presión psicológica”.

Antes de iniciar la llamada ruta de la muerte, narra que nunca supo realmente quién o quiénes lo secuestraron, pero afortunadamente se pagó el dinero que pedían… “no me golpearon, pero sí me insultaron… en el lugar donde me tenían vi mujeres, niños y más hombres.

“Estábamos en línea día y noche, y por esa razón, en un costado de mi cuerpo se me formó un callo, ahí estuve 29 días en esa posición… muchas veces pensé que me iban a matar”.

“Atrás dejé a mi familia… a mi patria, pero llevo en mi corazón el sentimiento, ellos son mi fuerza para seguir, sobre todo porque antes de salir una de mis hijas me agarró y me dijo que no me fuera”.

“Quiero que estudien una universidad, que no se queden con la infancia que yo tuve… de miseria, no me importa que La Bestia me corte una pierna o me golpeen, yo quiero arriesgarme para que ellas tengan todo”.

Por otra parte señaló que le gustaría quedarse en México, que el país le grada, el problema es que no trae documentos y sería presa fácil para los de migración.





Noche de Farra Periodística Cabaretera

21 07 2011

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotografía: Belén Kemchs

Ver video





Absorbe comida gastos de pobres

16 07 2011

Margarita Vega y Daniela Rea /REFORMA 

(16 julio 2011).- Casi la mitad del gasto corriente monetario de los hogares más pobres del país se destina a la adquisición de alimentos y bebidas.

Los resultados de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2010, presentados ayer, indican que ese rubro representó el año pasado el 49.9 por ciento de las erogaciones de las familias más pobres.

El gasto de del decil -10 por ciento- más pobre de los hogares en alimentos y bebidas ascendió en promedio a mil 265 pesos al mes.

En contraste, el decil más rico destinó el 22.9 por ciento de su gasto a la alimentación, con una erogación promedio de 5 mil 126 pesos.

De acuerdo con los resultados de la ENIGH, el gasto promedio de la población en alimentos y bebidas disminuyó 2.8 por ciento en términos reales entre 2008 y 2010.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) destacó sin embargo que os hogares no modificaron sustancialmente la estructura de gasto que tenían en la encuesta anterior, destinando la mayor proporción de sus ingresos a la adquisición de alimentos y bebidas.

La ENIGH 2010 indica que los hogares mexicanos gastan más en cereales que en frutas y más en grasas y aceites que en pescados y mariscos.

El 95.8 por ciento de las familias compra cereales, siendo el producto más consumido.

Le sigue el rubro de verduras, legumbres, leguminosas y semillas, que son consumidas por el 86 por ciento de las familias. En tanto, la carne, la leche y sus derivados se compran en ocho de cada diez hogares.

Según el levantamiento, el 64 por ciento de los hogares compra huevo y apenas la mitad incluye las frutas en su lista de compras.

Entre los alimentos menos consumidos por los mexicanos se encuentran los pescados y mariscos, con 22 por ciento.

De la encuesta se desprende que los ingresos son un factor importante en la decisión de los productos que se compran en el hogar.

Y es que los hogares más pobres del país consumen más aceites y grasas, azúcares y mieles, productos asociados con la obesidad, que las familias más ricas.

Los aceites y grasas son comprados por cerca del 39 por ciento de las familias más pobres, contra un 18 por ciento de las más ricas. En el caso de los azúcares y las mieles, están presentes en cerca del 40 por ciento de los hogares pobres y en menos del 20 por ciento de los más ricos.

En contraste, mientras que el 67 por ciento de las familias más ricas compran frutas, apenas el 31 por ciento de los hogares más pobres las consumen.

Otra diferencia de consumo por nivel socioeconómico se observa en la compra de carne, la cual es consumida por 84 por ciento de las familias más ricas y por el 62 por ciento de las más marginadas.

Según el levantamiento, la mitad del gasto que las familias mexicanas destinan a alimentos es para la compra de proteínas de origen animal.

Los mexicanos destinan casi la mitad del gasto que destinan a alimentos a la compra de proteínas de origen animal, según el Inegi.

Conforme a la ENIGH, el 45.7 por ciento del gasto en alimentos se destina a adquirir estas proteínas, lo que representa un incremento en relación a 2008 cuando eran el 45.4 por ciento de este gasto.

El segundo rubro de gasto en alimentos es el de calorías, carbohidratos y grasas, con 35.8 por ciento, sin embargo, en estos productos sí hubo una reducción en cuanto al levantamiento anterior, cuando representaaban 36.7.

El gasto destinado a las vitaminas y minerales pasó de 14.8 a 15.6 por ciento.





Dependen más de apoyo que de salario

16 07 2011

Daniela Rea /REFORMA 

(16 julio 2011).- Las percepciones de los hogares más pobres del país provienen cada vez menos del trabajo remunerado, indican los resultados de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH).

De acuerdo con un análisis del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la participación de los salarios y otros rubros relacionados con el trabajo en el ingreso corriente total de las familias más pobres -el 10 por ciento con menores percepciones- disminuyó de 43.4 a 39.4 por ciento entre 2008 y 2010.

La ENIGH indica que el año pasado el 40.3 por ciento del ingreso corriente monetario del decil más pobres de los hogares procedía de transferencias -principalmente de programas gubernamentales-, el 35.7 por ciento del trabajo subordinado y el 16.5 por ciento del trabajo independiente.

El ingreso mensual promedio por concepto de trabajo subordinado en los hogares más pobres con esa percepción ascendía a mil 117 pesos.

En tanto, en el decil más rico las las remuneraciones por trabajo subordinado representaron el 67.2 por ciento del ingreso corriente monetario de los hogares, las transferencias el 12.6 y las rentas el 8.4.

Para Araceli Damián, académica de El Colegio de México, los datos arrojados por la ENIGH 2010 indican que la estrategia federal de combate a la pobreza no han tenido impacto en el incremento del ingreso por actividades productivas en los sectores más marginados.

“Son programas que apuestan a darle dinero a la gente a cambio de que eduquen a sus hijos. En paralelo, vemos que no hay empleo. De hecho, no se ha generado el empleo necesario para atender a los graduados de Oportunidades, por ejemplo”, comentó en entrevista.

Por su parte, Jimena Maroto, coordinadora del Observatorio de Política Social y Derechos Humanos advirtió que la política de subsidios corre el riesgo de convertirse en indispensable para la subsistencia de los pobres, dadas las condiciones precarias del empleo.

“Los datos de la ENIGH indican que hay que replantear la política de subsidios para que ayuden efectivamente a combatir la pobreza. Hasta ahora se han instrumentado más como una política paliativa que no ayuda a combatir el problema de raíz”, señaló la especialista.

“A la larga, la estrategia es muy poco sostenible. Los datos de la encuesta confirman que se siguen instrumentando políticas que lejos de ayudar a la gente a desarrollarse implican una dependencia que puede perpetuarse”.

Según los resultados de la ENIGH 2010, el ingreso promedio total -incluyendo rubros monetarios y no monetarios- de los hogares más pobres ascendía el año pasado a 2 mil 61 pesos mensuales, por 45 mil 320 pesos de los hogares más ricos.

No obstante, el Inegi destacó en su análisis que la concentración del ingreso en el país disminuyó entre 2008 y 2010 como resultado del incremento de las transferencias en los primeros deciles y en zonas rurales; así como, por la mayor pérdida relativa de ingresos en los deciles de mayores ingresos.






¿Dónde están?

12 07 2011

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotografías de Lucía Vergara y Gonzalo Ortuño

Zapatos usados y vacíos. Ayer, alguien caminó con ellos, alguien los habitó. Hoy nadie los calza, nadie los usa. Están arrumbados porque sus dueños no aparecen; porque se fueron, se los llevaron, desaparecieron. Un grupo de ciudadanos decidió ponerse en los zapatos de madres, padres, hermanos o amigos que buscan a su gente. Ellos decidieron hacer de los zapatos un símbolo de ausencia, una imagen que recuerde a los ciudadanos, a la sociedad, al gobierno federal y a los gobiernos estatales que es necesario responder una pregunta: ¿dónde están?

Thelma Gómez Durán

El Universal  10/07/2011

*Los organizadores están convocando a que familiares de personas desaparecidas envíen fotografías de los zapatos de su hijo, hermana, esposo, padre o primo que no aparece al correo electrónico diezmildc-@gmail.com. Las imágenes recibidas se subirán al blog:

http://nomasdesaparecidos.wordpress.com